Inf. Epidemiológica

Fiebre Chikungunya - Epidemiología y situación mundial

 

 

 

 

 

 

Fiebre CHIKUNGUNYA.

 

Epidemiología y Situación Mundial (2016)

 

Fotografía de: EMDB entry EMD-5577

User A2-33 Wikimedia

 

 

 

EPIDEMIOLOGÍA

 

La Fiebre Chikungunya (CHIK) es una enfermedad viral producida por un RNA virus del género de los alfavirus, el virus chikungunya. El nombre es de origen kimakonde (“kungunyala”) y significa enfermedad del hombre encorvado o retorcido, debido al fuerte dolor articular que caracteriza a la enfermedad.

La enfermedad no siempre es aparente, calculándose que entre el 3 y el 28% de los infectados no presentan síntomas aparentes de enfermedad. La infección por CHIK puede causar clínica de enfermedad aguda, subaguda y crónica.

1.- Enfermedad aguda (Fiebre Chikungunya) generalmente se caracteriza por inicio súbito de fiebre alta (típicamente superior a 39°C y dolor articular severo, que dura entre 3 y 10 días. Otros signos y síntomas pueden incluir cefalea, dolor de espalda difuso, mialgias, náuseas, vómitos, poliartritis, rash y conjuntivitis. En raras ocasiones, pueden ocurrir formas graves de la enfermedad con manifestaciones atípicas. Las muertes son raras.

Es importante, aunque no sencillo, distinguir la fiebre de Chikungunya del dengue, que, en general, puede tener una evolución más tórpida y grave. Pueden orientar algunas características: 1.- En la CHIK el inicio es más agudo y la duración de la fiebre es mucho menor y rara vez se observan shock o hemorragia severa. 2.- El rash maculopapular es más frecuente en la CHIK que en el dengue y, 3.- aunque en ambas enfermedades los pacientes pueden padecer dolor corporal difuso, el dolor es mucho más intenso y localizado en las articulaciones y tendones en la CHIK que en el dengue. Ambas enfermedades pueden ocurrir al mismo tiempo en un mismo paciente.

2.- Enfermedad subaguda Después de los primeros 10 días, la mayoría de los pacientes sentirá una mejoría en su estado general de salud y del dolor articular. Sin embargo, posteriormente puede ocurrir una reaparición de los síntomas y algunos pacientes pueden presentar síntomas reumáticos como poliartritis distal, exacerbación del dolor en articulaciones y huesos, y tenosinovitis hipertrófica subaguda en muñecas y tobillos. Estos síntomas son más comunes dos o tres meses después del inicio de la enfermedad. También pueden desarrollar trastornos vasculares periféricos transitorios, tales como el síndrome de Raynaud. Además de los síntomas físicos, la mayoría de los pacientes sufrirá síntomas depresivos, fatiga general y debilidad.

3.- Enfermedad crónica. Se caracteriza por la persistencia de síntomas por más de tres meses. El síntoma persistente más frecuente es la artralgia inflamatoria en las mismas articulaciones que se vieron afectadas durante la etapa aguda y, rara vez, algunos pacientes desarrollan artropatía destructiva. Otros síntomas durante la fase crónica pueden incluir fatiga y depresión. Los factores de riesgo para la persistencia de los síntomas son la edad avanzada (>65 años), los trastornos articulares preexistentes y la enfermedad aguda más severa.

El diagnóstico presuntivo puede hacerse por la clínica y la situación epidemiológica, y se confirma por técnicas de laboratorio, utilizándose principalmente tres tipos de pruebas: aislamiento viral, reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa y serología.

El reservorio principal son los seres humanos, al menos durante los períodos epidémicos de la enfermedad. Pero en los períodos interepidémicos han sido implicados diversos vertebrados como reservorios potenciales, incluyendo primates, roedores, aves y algunos mamíferos pequeños.

La transmisión se da mediante la picadura de mosquitos hembra del género Aedes, fundamentalmente A.aegypti, aunque también es trasmisor A.albopictus. Son mosquitos hematófagos diurnos y permanecen infectantes hasta su muerte. Es posible la transmisión vertical, de madre a hijo, aunque en la mayoría de las infecciones por CHIK que ocurren durante el embarazo el virus no se transmite al feto.

El riesgo en los viajeros varía según factores como la duración de la exposición, la intensidad general de transmisión de la enfermedad y la temporada. Los viajeros que pasan mayor tiempo en zonas están, lógicamente, en mayor riesgo pero también los visitantes a corto plazo pueden estar expuestos. La verdadera incidencia de la fiebre chikungunya en viajeros es probablemente mayor que la conocida debido a sus síntomas no específicos, lo que conlleva infradiagnóstico y confusión con otras patologías más habituales, como el dengue o la malaria.

El periodo de incubación de la enfermedad varía entre 1 y 12 días, pasando generalmente de 3-7 días desde la picadura hasta la aparición de los síntomas. El periodo de transmisibilidad del hombre al mosquito es de unos 3 a 7 días. No se trasmite de persona a persona. El mosquito se vuelve infectante en un promedio de 10 días tras alimentarse con sangre virémica y permanece infectante el resto de su vida.

La susceptibilidad es general, es decir, todos los individuos no infectados previamente con CHIK están en riesgo de adquirir la infección y desarrollar la enfermedad. Se cree que posteriormente los individuos infectados si desarrollan una inmunidad prolongada que los protege contra la reinfección.

 

 

SITUACIÓN MUNDIAL

 

La Fiebre Chikungunya fue descrita por primera vez durante un brote ocurrido en 1952 al sur de Tanzania. No era una enfermedad especialmente común hasta que, a partir de 2004, la enfermedad comienza a alcanzar proporciones epidémicas.

La enfermedad se distribuye fundamentalmente por África, Asia y el Subcontinente Indio, pero recientemente se ha extendido primero a Europa y en los últimos meses ha hecho su primera aparición en las Américas, habiéndose identificado ya en cerca de 40 países del mundo.

En África las infecciones humanas eran relativamente escasas y aisladas o en pequeños brotes, hasta que en el año 1999-2000 se registró un importante brote en la República Democrática del Congo. En febrero de 2005 se registró también un brote explosivo en las islas de la región del Índico -Reunión, Mayotte, Seychelles, Comoros, Madagascar, Maldivas y Mauricio-. El brote afectó a la población local (hasta un 40% de los residentes dieron positivo a la infección en estudios serepidemiológicos posteriores) y también a un gran número de turistas europeos (sobre todo durante el pico epidémico, en 2006). En el año 2007 ocurrió otro importante en Gabón, en el que las infecciones por virus del dengue o chikungunya e incluso por ambos a la vez alcanzaron los 20.000 casos sospechosos, de los que muy pocos pudieron confirmarse en laboratorio.

En Asia, desde el año 2005 se han notificado más de 1.9 millones de casos entre India, Indonesia, Tailandia, Las Maldivas y Myanmar. Entre 2006 y 2007 la India registró un amplio brote de Chikungunya, en paralelo al ocurrido en las islas índicas y en el que se vieron afectados también muchos otros países del sudeste asiático.

En Europa se notificó transmisión local de la enfermedad por primera vez en 2007, con la aparición de un brote localizado en una región del noreste de Italia (Emilia Romagna). Hubo 197 casos confirmados en total y se confirmó también que la transmisión de la fiebre de chikungunya era posible por mosquitos Aedes Albopictus, especie de amplia distribución en el sur de Europa. En 2010 volvió a notificarse transmisión local, con dos casos aparecidos en Var, Francia, y 2n 2014 de nuevo se notificaron 4 casos autóctonos en este país, concretamente en la región de Montpellier. Pero, además de esta esporádica evidencia de transmisión local, hay que destacar que son frecuentes los casos importados por turistas a su regreso a Europa. En el periodo de 2008 a 2012 se registraron 475 casos importados de esta enfermedad en los países de la UE (unión Europea) /EEE (Espacio Económico Europeo), la mayoría originados en Asia y África, incluyendo aquí las islas del Índico

En la Región de las Américas, la Organización Mundial de la Salud confirmó la primera evidencia de transmisión local del virus chikungunya en diciembre de 2013, concretamente en la isla caribeña de San Martín (Francia). En febrero de 2014, la situación se extendió a otros países de la región del Caribe: Sint Maarten (Antillas holandesas), Martinica, Guadalupe, San Bartolomé, Islas Vírgenes y Dominica e incluso alcanzó el continente, apareciendo los primeros casos atóctonos en la Guyana Francesa.

A fecha actual, la enfermedad se ha extendido de forma explosiva por prácticamente toda Sudamérica, Centroamérica y El Caribe, habiendo alcanzado en 2015 una cifra de más de 600.000 casos sospechosos de padecer la F. de chikungunya.

Image: Countries with current or previous local transmission of chikungunya virus, listed in below data table

Fuente: CDC, octubre 2015