Vacuna de Sarampión

Sarampión

1) Descripción

El sarampión es una enfermedad aguda causada por el virus del sarampión, que se transmite de persona a persona y es muy contagiosa. Se inicia con fiebre moderada, conjuntivitis, tos y entre el tercer y séptimo día aparece un exantema en la cara que acaba generalizándose y se acompaña de fiebre elevada. Desde la introducción de la vacuna se ha reducido drásticamente el número de casos de sarampión declarados en el mundo.

2) Indicaciones (Países endémicos)

Se trata de una enfermedad de distribución universal. Por tanto la vacunación frente al sarampión está indicada en todas las personas no inmunizadas, independientemente de su condición de viajero internacional. Las personas adecuadamente vacunadas (con dos dosis de vacuna combinada Triple Vírica: Sarampión, Paperas y Rubéola) no precisan revacunación como viajeros, pues la inmunidad es de por vida. Para los adultos jóvenes (sobre todo los nacidos entre 1971 y 1989, en España), en los que cabe la posibilidad de que no fueran vacunados en la infancia y para los viajeros nacidos en años posteriores y vacunados con una sola dosis, se recomienda administrar al menos una dosis si van a viajar a zonas de riesgo, endémicas o epidémicas.

Actualmente, debido a la reemergencia de esta enfermedad en Europa desde 2011, es muy recomendable valorar la situación vacunal del viajero español y administrar escrupulosamente los refuerzos indicados, ya que existe mayor riesgo de expandir la enfermedad a zonas libres de ella, como está ocurriendo en diversos países del continente americano.

3) Contraindicaciones

La vacuna del sarampión está contraindicada en personas inmunodeprimidas, embarazadas y con antecedentes de hipersensibilidad a las proteínas del huevo, neomicina o gelatina.

4) Administración

Esta vacuna está incluida en el calendario vacunal infantil y siempre se administra conjuntamente con rubéola y parotiditis (vacuna triple vírica). La primovacunación consiste en 2 dosis, que se administran a los 12 meses y a los 3-4 años. En ocasiones, puede adelantarse la primera dosis en niños viajeros (desde los 6 meses) a regiones de riesgo.

A los mayores de 12 meses sin vacunación alguna se les recomienda ponerse una dosis y a partir de las 4 semanas administrar la segunda dosis. Aquellos viajeros en que no haya constancia clínica o analítica de haber pasado el sarampión, deberán ser vacunados. Los que sólo tienen puesta una dosis es recomendable que completen la vacunación con una segunda.

En España, los adultos nacidos entre 1971 y 1981 son los viajeros que tienen menor posibilidad de estar inmunizados, de forma natural o vacunal, contra esta enfermedad. La explicación radica en que hasta 1970 la enfermedad se sufría en la infancia de forma prácticamente general y en que a partir de 1981 se inició la vacunación universal de niños de 12 meses, por lo que el intervalo entre ambas fechas es el que presenta mayor grado de incertidumbre en cuanto a su inmunidad.

5) Adquisición

Esta vacuna se puede conseguir, financiada, a través del Sistema Nacional de Salud en cualquiera de sus Centros de Salud. Hay algunos CVIs que disponen de ella.